Page 13

Anuario TPI 2015

13 les es “antipática”. En este sentido, desde las organizaciones profesionales incluso colegiales, así como en no pocos foros, el tema de la cultura empresarial sale a debate, animándose en muchos casos a adoptar aptitudes hasta la fecha no contempladas en las boticas. También es importante en esta línea abordar la tecnificación de la farmacia o la presencia en el mundo on line, algo que por ejemplo destacó en el III Encuentro de Farmacéuticos de Madrid organizado por el Grupo TPI. Desde Cofares, por ejemplo, ya se han puesto en marcha herramientas y plataformas que permiten a los farmacéuticos actuar de forma digital con todo el rigor y sin complicaciones para su día a día en la botica. El propio Luis González, presidente del Colegio de Oficial de Farmacéuticos de Madrid, ve una oportunidad en estas tecnologías porque ofrecen la posibilidad de sacar adelante nuevos servicios, “tenemos una hoja de ruta para avanzar el terreno de los servicios farmacéuticos y lo estamos haciendo utilizando los instrumentos y oportunidades que la revolución digital nos ofrece”, explicaba González. Precisamente es la tecnología la que permitió la implantación de la receta electrónica, que tan buenos resultados ha permitido, y la que a su vez facilitará la posibilidad de implantar un sistema de operabilidad único en toda España, frente a la fragmentación intercomunitaria que tenemos actualmente. Según González, este sistema se implantará a partir de 2017 acabando con la fragmentación entre las distintas comunidades autónomas en el ámbito de las recetas. Un paso más en la mejora del modelo farmacéutico y un reto menos que las boticas deberán superar. �� integración vertical de oficinas, pudiendo formar parte de una red mayorista. En la práctica, esto sería como dar vía libre a la entrada de grandes redes de distribución minorista farmacéutica, existentes en algunos países anglosajones, y que supondrían un enorme riesgo para la viabilidad futura del modelo actual. Pero no es el único riesgo a la vista. La crisis y, más concretamente, los recortes de la Administración, así como los retrasos en los pagos, han hecho mella, produciéndose el cierre de más de 500 establecimientos según las organizaciones colegiales. La quiebra de una oficina de farmacia se ha convertido en una triste realidad antaño impensable, por tener una estabilidad cuasi garantizada por el modelo de financiación existente hasta antes de la crisis. HACIA UN MODELO ASISTENCIAL A pesar de los males que le acechan, todos los partidos políticos se han apresurado a defender el actual modelo, si bien algunos se han visto presionados por la voz unánime del sector en contra de aspiraciones como la reclamada por la CNMC, pues si bien busca la liberalización, lo cierto es que el resultado podría ser todo lo contrario, produciendo un efecto de concentración y perjudicando al Sistema Nacional de Salud si las oficinas menos viables, normalmente las ubicadas en zonas rurales, se ven abocadas al cierre. Actualmente, según se defiende desde todos los ámbitos colegiales, la competencia está garantizada, ya que la gran cantidad de establecimientos, pertenecientes a pequeños propietarios, permiten que exista una competencia entre boticas sin necesidad de que unas pocas acaban comiéndose a las demás, ni forzando la desaparición de servicios. Más bien al contrario, precisamente una de las salidas que buscan las oficinas de farmacia a la crisis está siendo la amplitud de oferta y variedad de servicios, que permitirían eliminar la dependencia de la evolución negativa de los precios de los medicamentos y mejorar la percepción de los pacientes. Algunos de estos servicios de carácter netamente sanitarios o asistenciales, si bien surgen dudas de cómo deben financiarse para que sean viables. En este sentido, según se concretó durante el XIII Congreso de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), es muy difícil instaurar servicios profesionales financiados por el sistema público. El razonamiento obvio sería que si la Administración no puede sufragarlos, habría que trasladar el coste a los usuarios, pero en el Congreso quedó de manifiesto que las expectativas en este sentido no son muy halagüeñas, a tenor de las experiencias vividas en otros países. No obstante, lo que sí queda claro en todos los foros donde se habla de futuro de la farmacia, es que esta debe instaurar un sistema de servicios profesionales remunerados que compense de forma realista costes y esfuerzo. CULTURA EMPRESARIAL Una de las peculiaridades del farmacéutico español es que no sólo es un profesional sanitario, también es un empresario. Una realidad que debe compaginar, manteniendo un equilibrio que le permita ofrecer un servicio asistencial de calidad, con rentabilidad. Esto requiere de un comportamiento empresarial que a su vez exige una formación de la que a veces carecen los profesionales o bien VENTAS EN LA FARMACIA Según datos de IMS Health, el mercado en farmacia crece el 5,4% en unidades y el 3,4% en valores en enero de 2015, respecto al mismo mes de 2014. El segmento de consumo crece 9,6% en unidades y el 9,8% en valores. El mercado de prescripción también tiene crecimientos en este periodo, 4,4% en unidades y 1,8% en valores. Según estos datos, tanto el mercado reembolsado como el privado se recuperan y vuelven a tener crecimientos tanto en unidades como en valores El segmento de OTC crece en el último trimestre el 6,8% a nivel nacional, no siendo un crecimiento homogéneo entre las Comunidades Autónomas.


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above