Page 155

Anuario TPI 2015

155 La industria papelera vuelve a crecer y abre un nuevo ciclo inversor L a recuperación llega al sector papelero, que abandonó los números rojos en abril de 2015, con un crecimiento del 4,6%. La tendencia se ha mantenido en los meses sucesivos y el acumulado de los primeros siete meses arroja ya un crecimiento de la producción de papel del 1,5%, compensando los malos datos del primer trimestre (-2,6%), con un incremento del 4,5% en el segundo trimestre y del 4,3% en julio. Se trata, sin embargo, de una recuperación que se ha hecho esperar más de lo previsible. Las fuertes inversiones del sector entre 2005 y 2008 supusieron un plus de competitividad que permitió capear la crisis y obtener cifras récord de exportación. De hecho, a lo largo de la crisis, la industria papelera española tuvo un mejor comportamiento que la media europea del sector y por encima del Índice de Producción Industrial (IPI) y del PIB en España. Parecía claro que el sector despegaría con fuerza en el momento en que el mercado interior y los principales mercados de exportación (Francia, Italia, Alemania, Portugal…) se reactivasen. Sin embargo, no ocurrió así. El tan anhelado crecimiento del mercado interior de papel se produjo por fin en 2014, que se cerró con un crecimiento del consumo de papel del 2,8%. Pero se cubrió paradójicamente con importaciones, mientras la producción española de papel descendía un 2,4% y las exportaciones caían el 4,3%. El ejercicio 2014 fue una oportunidad perdida para la industria papelera española. La reforma eléctrica, que supuso para el sector un deterioro de su competitividad en el peor momento, está sin duda detrás de este sorprendente resultado. Los datos de consumo de papel del primer semestre del 2015 con un incremento del 5,3%, confirman la recuperación iniciada el pasado ejercicio. Y ahora sí, la producción empieza a crecer. Con un incremento de la producción de papel del 0,9% en el primer semestre, España se encuentra, junto con Finlandia (0,9%) y Francia (0,4), en el grupo de grandes productores de papel que están ya en números negros, mientras Italia permanece estancada y Suecia (-2%) y Alemania (-1,1%) siguen en números rojos. El sector papelero español ha iniciado además un nuevo ciclo inversor: mientras en el conjunto de la UE las inversiones de la industria papelera crecían un 2%, en España las inversiones destinadas fundamentalmente a aumento de la capacidad de producción, reducción de costes y renovación tecnológica e innovación, crecieron un 23% en 2014. La industria papelera española es el motor de una potente cadena de valor, de creación de empleo y riqueza, vital para la reindustrialización de nuestro país. Desde las plantaciones para papel (el 78% de la madera empleada por el sector es de procedencia nacional), pasando por la fabricación de celulosa y papel y su transformación en todo tipo de productos papeleros (cajas, bolsas, libros, periódicos, revistas…), hasta su recogida y tratamiento para su reciclaje final en una fábrica papelera, la cadena del papel supone el 3% del PIB español. �� 0pinión Carlos Reinoso Director general de ASPAPEL (Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón)


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above