Page 156

Anuario TPI 2015

a siderurgia es clave en la economía española no solo por su contribución al empleo - 60.000 puestos de trabajo-, y por su actividad exportadora -12% del saldo comercial no energético-, sino por su condición de industria tractora de la cadena de valor, ya que no puede concebirse ninguna actividad industrial o de construcción sin el acero. En 2014 la producción siderúrgica mantuvo los niveles del año precedente, con 14,2 millones de toneladas de acero bruto, situando a España en el puesto 16 en el mundo, un ranking que sigue liderando China con la mitad de la producción mundial. El consumo aparente de acero se recuperó hasta 11,5 millones de toneladas, con un aumento interanual del 7,6%, equivalente aún al consumo de 1996. Sin embargo, la presión de las importaciones impidió que la industria española se beneficiase completamente de esta mejora de la demanda. El esfuerzo exportador del sector permitió que la industria siderúrgica española reciclara 10,6 millones de toneladas de chatarra en 2014, participando en un ciclo que la convierte en uno de los grandes líderes europeos del reciclaje de acero –con Italia y Alemania-, y en el campeón en España por volumen sobre todos los demás materiales. Los rendimientos de reciclaje del acero son prácticamente del 100%, por encima del resto de materiales de gran consumo cotidiano. Sus propiedades magnéticas facilitan su recuperación consiguiendo que se recicle casi todo el acero disponible. Si las condiciones acompañan, la siderurgia española espera mantener la buena senda en el año en curso. Aunque Andrés Barceló Director general de UNESID el consumo privado parece recuperarse, para el sector es importante la recuperación de la inversión pública y privada, desde las infraestructuras al automóvil, pasando por los bienes de equipo y los electrodomésticos, y por supuesto un incremento de la inversión en vivienda. Sin embargo, el sector necesita despejar dudas sobre la volatilidad de la regulación energética y una postura firme de las autoridades europeas para luchar contra el proteccionismo de algunos países y el comercio desleal que impulsan otros. Por eso y de cara al proceso electoral y a la nueva legislatura, Unesid ha elaborado un paquete de medidas que ha elevado al Gobierno, partidos políticos e instituciones, para impulsar la competitividad industrial. En política energética, la siderurgia española necesita un precio de la energía competitivo, estable y predecible, y en política comercial hace hincapié en el acceso a los mercados y la defensa contra el comercio desleal. El documento insta al reconocimiento legal del concepto de “material permanente”, fundamental para la economía circular en el caso del acero. Y en cuanto al comercio de derechos de emisión, plantea que las instalaciones más eficientes puedan disponer del 100% de derechos de asignación gratuitos como incentivo a la mejora para el resto de instalaciones, y solicita que las compensaciones estén al nivel del resto de Estados miembros. El documento aboga por que las empresas sean las que gestionen la formación de sus trabajadores y puedan deducirse el 100% de las cuotas que abonan , y considera urgente y prioritario el aumento de la masa máxima de los camiones hasta 44 toneladas. �� 0pinión Industria siderúrgica, tractora de la cadena de valor L 156


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above