Page 161

Anuario TPI 2015

161 Bebidas destiladas, un sector tradicional generador de riqueza E l sector de bebidas espirituosas en España se caracteriza por su carácter dinámico y emprendedor. Un sector capaz de generar riqueza y empleo para la economía nacional y que como respuesta a la crisis, en los últimos tiempos ha sabido reconvertirse y buscar nuevos mercados para sus productos más allá de nuestras fronteras. Febe se siente orgullosa de representar a los más de 3.800 centros de producción, prácticamente el 100% de las empresas nacionales, productoras y distribuidoras de bebidas destiladas, que emplean a más de 360.000 personas y contribuyen a expandir y engrandecer la Marca España, contribuyendo de manera muy importante a los ingresos del Estado con casi 2.000 millones de euros. El consumo y la producción de bebidas destiladas son dos actividades íntimamente ligadas a la historia y tradición de España desde los tiempos más inmemoriales, constituyendo un signo más de nuestra identidad cultural. De modo que es difícil encontrar un rincón en nuestro país que no tenga su destilado típico o una empresa dedicada a la elaboración de licores procedentes de materias primas naturales propias de la riqueza de nuestra agricultura y de nuestra privilegiada geografía. España es un importante mercado para nuestro sector, tanto por su producción como por el patrón asociado a su consumo, caracterizado por el disfrute social y moderado. Las bebidas espirituosas forman parte de la liturgia social, como prueba el papel privilegiado que los destilados tienen en nuestra cultura, tanto abriendo la comida (como aperitivo) como en la sobremesa, convirtiéndose en broche de oro de comidas y celebraciones, sin olvidar que existe una amplia gama de bebidas destiladas que permiten un consumo responsable en muy diversos momentos del día. En definitiva del espíritu de celebración que caracteriza a los españoles. La importancia de nuestro país en el mercado global de bebidas espirituosas no es casual, es fruto del esfuerzo de los productores que han conseguido posicionar a España como el tercer país europeo en número de indicaciones geográficas, por detrás de Francia e Italia, lo que demuestra la amplia tradición de este sector en nuestro país. Con esta base, desde Febe queremos ser optimistas y ver signos de recuperación en el sector, que ha hecho un esfuerzo titánico en los últimos años. Aunque aún es pronto para hacer pronósticos, desde Febe pensamos que, pasada la crisis económica, el consumidor volverá a bebidas de calidad, con un cuidado ritual de servicio y una experiencia de consumo más completa que permitirá el crecimiento de las bebidas espirituosas en todas sus categorías (whisky, ron, brandy, licores, orujos, pacharán) probablemente liderados por la ginebra, que ha mostrado gran fortaleza durante la crisis por el efecto ‘gintonic’. Así por primera vez desde que se inició la crisis, el sector ha crecido en ventas durante los primeros meses del año. El incremento en el número de turistas que visitan España y el repunte del sector hostelero, tan importante para nuestro Sector y para nuestra economía, también ofrecen buenas perspectivas para un sector que ha padecido las consecuencias de la crisis como pocos. Desde Febe levantamos nuestras copas para brindar por la recuperación del sector, de la economía y de la confianza en un futuro próspero si trabajamos duro, logramos una necesaria estabilidad política, con medidas fiscales que no lastren la recuperación y sobre todo explotamos las posibilidades de hacer más y mejor juntos. �� 0pinión Bosco Torremocha Director Ejecutivo de la Federación ������������������de Bebidas Espirituosas


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above