Page 28

Anuario TPI 2015

ras varios años de crisis, la plena recuperación de la economía española debe despejar las dudas e incertidumbres que asolan el presente y futuro de la construcción en España. Las necesidades de consolidación fiscal de nuestro país han impuesto una reducción del gasto público durante los últimos cinco años, que se ha centrado principalmente en la actividad de nuestra obra civil, que ha reducido en 33.000 millones de euros su volumen, representando el 57% del ajuste total realizado en el gasto público en dicho periodo. Este histórico ajuste ha motivado que la actividad constructora nacional de los mayores grupos españoles de infraestructuras haya evolucionado de los 22.200 millones de euros realizados en 2007, a 5.300 millones en 2014, lo que significa haber reducido nuestra actividad nacional a la cuarta parte en un periodo de siete años. La crítica situación de la obra civil española contrasta sin embargo con el éxito logrado por los mismos grupos empresariales en su actividad constructora internacional, que en el mismo periodo han conseguido incrementar su actividad de 7.400 a 33.400 millones de euros, lo que supone multiplicar por cuatro veces y media su presencia internacional. La obra civil española ha sido decisiva en el desarrollo económico y social de España conseguido en los últimos 20 años. Su decisiva contribución se puede resumir en el impulso dado a la modernización y mejora de nuestra competitividad como así lo demuestran las inversiones realizadas en aeropuertos que han permitido incrementar un 70% el número de viajeros y aumentar el 60% los ingresos por turismo internacional. Ha sido uno de los motores de crecimiento y riqueza de nuestra economía - cada euro invertido prácticamente duplica su valor en actividad económica con una recuperación fiscal del 50% de la inversión realizada -, contribuyendo a la creación de empleo - por cada millón de euros invertido se crean 14 puestos de trabajo directos e indirectos -, y anticipando la salida de la crisis - el stock de infraestructuras ha permitido aumentar un 38% nuestras exportaciones de bienes y servicios -. Asimismo, la inversión en infraestructuras es el mayor sector generador de riqueza local de la economía española al requerir un mínimo de importaciones - únicamente el 9% de nuestra actividad -, situándose también muy por delante del resto de sectores de actividad económica. Y lo más importante, la inversión en infraestructuras en España ha sido fundamental para mejorar el bienestar social contribuyendo a la notable mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Nuestra red de carreteras de alta capacidad ha mejorado la cohesión territorial y la movilidad multiplicando por 2,5 veces el transporte de ciudadanos en los últimos 15 años, reduciendo además la siniestralidad dividiendo por 10 las muertes en las carreteras desde 1995. Nuestras redes de metro en las principales ciudades han sido también decisivas para mejorar la movilidad urbana con una aumento significativo de hasta el 50% en pasajeros desde 1995. Pero a pesar de haber reducido, con eficiencia y eficacia, el déficit inversor en infraestructuras de transporte que teníamos frente a las economías desarrolla- 0pinión Construyendo futuro Julian Núñez Presidente de SEOPAN T 28


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above