Page 34

Anuario TPI 2015

34 Pero al mismo tiempo, desde la Plataforma Tecnológica de la Carretera, se ha dado a conocer en el I Congreso Multisectorial de la Carretera , la paradójica situación de los últimos cinco años en nuestro sector. A pesar de un descenso drástico en la licitación e inversión en carreteras, se ha producido un incremento muy notable en la participación de empresas, administraciones de carreteras, centros tecnológicos, universidades, etc… en proyectos de investigación y desarrollo. Más de 250 proyectos contabilizados en los últimos cinco años. Récord absoluto. Esta paradoja demuestra que el sector de las carreteras tiene grandes retos que asumir en muchos de sus campos a juzgar por las temáticas abordadas (materiales, ITS, medio ambiente, energía, etc…). Estamos viviendo ya una revolución tecnológica en los medios de transporte, como se afirmó en el Congreso PPRS de Paris, febrero 2015. La revolución en los medios de transporte que conoció Europa durante el siglo XIX se considera uno de los fenómenos más importantes dentro del conjunto de transformaciones económicas del siglo. En este momento, se podría hablar de una segunda revolución. Un automóvil de hoy se parece muy poco a aquel modelo T con el que Henry Ford motorizó a la clase media estadounidense. Y sin embargo, las principales innovaciones se deben a una revolución totalmente ajena a los medios de transporte: la electrónica. En el fondo, los grandes principios básicos no han variado desde el Ford T al coche de Fernando Alonso: un chasis, cuatro ruedas, un motor, un volante, un conductor... Un hipotético viajero en el tiempo de comienzos del siglo XX no sabría para qué sirve un teléfono móvil, pero reconocería fácilmente los coches, trenes y aviones actuales. En muchos laboratorios del mundo se experimenta con nuevas formas de transporte que aportan verdaderas novedades. Algunas de ellas cambiarán radicalmente la experiencia del usuario; otras, no tanto. Algunas de ellas llegaremos a verlas e incluso a usarlas; otras, probablemente no. Estos son los medios de transporte del futuro en los que hoy se investiga: coches autoconducidos, coches voladores, trenes de levitación magnética, hyperloop o el denominado “quinto medio de transporte” y los aviones de transporte supersónicos, entre otros desafíos. Ante esta situación es preciso poder incorporar los nuevos desarrollos, la innovación, a nuestras licitaciones. Uno de lo principales frenos, en todos los países, a la “entrada masiva” de los cambios que están por llegar es el actual sistema de licitación de obras públicas. Es preciso estimular la innovación. La Compra Pública innovadora (CPI) parece un prometedor punto de partida. En España se están dando las primeras experiencias, no es fácil de desarrollar. Hay muchos obstáculos administrativos y muchas inercias adquiridas pero si queremos que nuestro sector avance al ritmo de los cambios que nos rodean es preciso estimular la innovación. Ya hay un par de referencias en nuestro sector. La última está en desarrollo con la primera convocatoria del Ministerio de Fomento basada en Compra Pública Innovadora, publicada en el BOE el 27 de junio. El objeto de la misma era la “Consulta Preliminar del Mercado para búsqueda de soluciones innovadoras en relación con el diseño e implementación de sistemas de protección antiniebla en la autovía A-8 entre Mondoñedo y A Xesta”, en Lugo. ¿Investigación, desarrollo o innovación en nuestro sector de la carretera? Ante los desafíos a los que nos enfrentamos la respuesta debería ser: Compra Pública Innovadora.�� �������������� Uno de lo principales frenos, en todos los países, a la “entrada masiva” de los cambios que están por llegar es el actual sistema de licitación de obras públicas. Es preciso estimular la innovación


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above