Page 38

Anuario TPI 2015

38 arrollando su función como elemento clave del transporte y la economía en el país. Abogamos también por maximizar la utilización de los recursos, planteando desde la mejora de la capacidad en algunos tramos hasta procedimientos de gestión a medida (atendiendo a las funciones principales de la vía y sus usuarios), pasando por reordenar la demanda. Todo ello requiere asegurar los recursos económicos necesarios. La conservación, la rehabilitación y el acondicionamiento tienen mucho que aportar en la consecución de este objetivo. Destacamos la importancia de mejorar la calidad para los usuarios, ya que, si bien no siempre es factible corregir diseño de la vía para aumentar la calidad del servicio, sí se pueden plantear operaciones para incrementar la calidad a partir del aseguramiento de un óptimo estado de conservación del firme y el equipamiento, proporcionando fiabilidad y mejorando los servicios anexos a la carretera. Entendemos que es factible reducir costes de operación y mantenimiento partiendo de un programa de conservación estable, planificado, vinculado al valor patrimonial y sostenible en el tiempo que, a medio y largo plazo, permita optimizar estas actividades. La externalización de determinados servicios, con la participación del sector privado, es de gran ayuda. Resulta clave, asimismo, reducir los efectos negativos del transporte por carretera. En el contexto actual, la gestión viaria se caracteriza por ajustarse al principio de “reducir, reciclar, reutilizar y reemplazar”. Las operaciones de gestión deben ir destinadas a reducir la congestión, minimizar las emisiones, disminuir la accidentalidad, proteger el medio ambiente utilizando productos más ecológicos, etc. Un buen estado de conservación de la vía redunda en menos emisiones de los vehículos, mayores niveles de seguridad de la circulación, menos congestión, menor tiempo de transporte y un menor consumo de combustible. Prolongar la vida útil de la infraestructura es otro factor a tener en cuenta, derivado de las actuaciones de mantenimiento preventivas. Para poder programarlas, es necesario disponer de un inventario y de un programa de operaciones con criterios de coste-beneficio. Instamos también a considerar todo el ciclo de vida de las carreteras, en tanto en cuanto un análisis de costes a lo largo de la totalidad del mismo nos permite determinar la importancia de una adecuada conservación viaria en el momento oportuno. Y una última cuestión, que no por citarse al final es la menos importante. En modo alguno. Resulta perentorio que los agentes del sector viario sean capaces de devolver a las carreteras el atractivo perdido. Hemos de encontrar el punto de inflexión que revista a la Carretera de frescura, que la dote de esa lozanía que el tiempo y las prioridades políticas le han arrebatado. Y para ello, proponemos incorporar el Marketing a la Carretera, creando, comunicando, distribuyendo e intercambiando ofertas que tengan valor para los usuarios consumidores y la sociedad en general. No se trata solo de transmitir información. Se trata, sobre todo, de satisfacer necesidades y elevar a la categoría de exigencia las demandas de los destinatarios del servicio. Ha llegado el momento de abrir los ojos, de convertir las dificultades del presente en las oportunidades de mañana. Estamos ante un cambio de tendencia que es preciso reforzar desde el sector, de la mano de quienes tengan la valentía de dar el salto. �� �������������� Un buen estado de conservación de la vía redunda en menos emisiones de los vehículos, mayores niveles de seguridad de la circulación, menos congestión, menor tiempo de transporte y un menor consumo de combustible


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above