Page 50

Anuario TPI 2015

50 mos a plantearnos renovar parques, poco a poco evidentemente, o inversiones en nuevas líneas de negocio que llevan meses y años guardadas en los cajones de nuestros despachos. Bienvenido, en cualquier caso, el cambio de directrices bancarias. El acceso al dinero es vital para la reestructuración de nuestras empresas, las inversiones en capital humano y la renovación de flotas. Estos dos últimos puntos son vitales para el crecimiento en materias de seguridad e higiene y en temas de sostenibilidad. Con la desaparición de los números rojos aparece la estabilidad financiera y eso trae siempre trabajo estable y nuevos puestos de trabajo. La formación del personal y nuestra preocupación por la siniestralidad siempre se han considerado vitales para nuestro sector, nunca han dejado de contemplarse ya que suponían la generación de valor añadido en el caso de personal bien formado y el cuidado de la salud de nuestros trabajadores por encima de cualquier beneficio. Somos empresas de servicios y nuestro principal valor añadido son las personas. Nuestros trabajadores hacen buenas nuestras empresas y todos sabemos lo complicado que está el mercado laboral. Sorprendentemente, es muy difícil encontrar mecánicos, casi imposible me atrevo a decir, y los comerciales formados escasean. Este punto sorprende sobremanera en un país donde las cifras de desempleados asustan y es aquí donde se convierte la formación propia en absolutamente vital. Los módulos formativos no están ofreciendo al mercado estos dos perfiles que los alquiladores requerimos, por tanto, debemos dar un paso adelante y reforzar nuestra capacidad de formar a personas de otros sectores, reciclándolos y valorando su voluntad de cambio. Podemos ser muy atractivos para jóvenes que buscan salidas profesionales estables, probablemente su formación no sea la idónea pero sí su voluntad de salir adelante en un entorno tan duro como el que les hemos creado. Para mí, está es la verdadera Responsabilidad Social de las empresas. La ayuda a las personas de nuestro entorno es relativamente sencilla. Podemos dar estabilidad a mucha gente que la necesita y ellos nos retornarán valor en un periodo de tiempo relativamente corto. Además, en una situación de equilibrio conseguiremos plantillas mucho más preparadas, seguiremos incidiendo en la formación en seguridad e higiene y reduciremos aún más la siniestralidad del sector que siempre ha sido bastante baja. Diferente es el asunto de mejorar la siniestralidad que pesa sobre nuestros clientes en el uso de los equipos de alquiler. En la obra nos seguimos encontrando con personal muy poco cualificado, personas a las que entregamos máquinas que desconocen o apenas han utilizado. Desde la Asociación española de alquiladores de maquinaria, ASEAMAC, de la que soy presidente, estamos trabajando ideas o posibilidades para encontrar vías de solución a la siniestralidad que generan, no nuestros equipos, sino el mal uso de los mismos por parte de nuestros clientes. Es este un caballo de batalla importante al que debemos dar solución con urgencia. Además de esta línea de trabajo, hace apenas unas semanas hemos presentado la Guía de Cálculo de Costes en el alquiler de maquinaria. Se trata de una guía realizada por la Unidad docente de Maquinaria y Medios Auxiliares de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Civiles de la Universidad Politécnica de Madrid, coordinada por Aliner Consultores y con la cooperación con ASEAMAC. Esta guía permite a los alquiladores, fabricantes y clientes tener una idea clara de los costes que tiene una empresa de alquiler para mantener los equipos en perfecto estado de funcionamiento durante su vida útil acompañados de un nivel alto de servicio a los clientes. Por el momento, el estudio se ha realizado en cinco equipos diferentes pero, poco a poco, iremos ampliando el estudio hasta intentar llegar a todas las familias de equipos de alquiler existentes en el mercado. Por último, me gustaría destacar un fenómeno que se ha producido durante este año y que o no es habitual o había ocurrido esporádicamente. Los grandes alquiladores europeos han comenzado a mirar al mercado español. Se han producido dos o tres entradas de grandes compañías, por absorción de empresas nacionales, pero también el crecimiento de alguna otra de la misma manera. La llegada de estos grandes operadores solo puede ser positiva. Comparando con el resto de países de Europa, en España existe muy poca concentración en el sector. No existen operadores nacionales que superen la veintena de sucursales, cuando en países de nuestro entorno encontramos varios operadores que superan en mucho esta situación. Estoy seguro que la llegada de estas empresas aportará valores importantes a las empresas nacionales, aprenderemos métodos y sistemas de trabajo que están funcionando en otros lugares. Basta dar un golpe de vista a los balances de esas compañías, ver sus flotas de maquinaria, reconocer el capital humano que disponen para darse cuenta que hay otras formas de alquilar maquinaria. No me atrevo a decir que sean mejores o peores, pero sí que nos obligarán a modernizar lo que llevamos tantos años haciendo. Aprovecho esta oportunidad para emplazar a todos los operadores del sector del alquiler de maquinaria al Foro ASEAMAC del próximo día 27 de enero en Madrid. De nuevo podremos disfrutar de una jornada de unión, debate, formación y relación entre fabricantes, distribuidores, alquiladores y usuarios. �� ��������������


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above