Page 70

Anuario TPI 2015

MINERÍA 70 mordiales para lograr un futuro sostenible en Europa en todos los aspectos: económico, social y medioambiental. Dentro del Horizonte 2020, la UE ha identificado diversas áreas prioritarias en las que la inversión específica en investigación e innovación puede reportar beneficios tangibles a la población en un plazo de tiempo razonable, y entre ellas está la Eficiencia de los recursos minerales, atendiendo a las directrices que el Parlamento Europeo propuso en 2008 con la “Iniciativa de la Materias Primas”. LA EXTRACCIÓN DE CARBÓN:GRAN DESFASE ENTRE PRODUCCIÓN E IMPORTACIÓN La producción de carbón en España ha caído un 83,3 por ciento entre los años 2000 y 2014 (que supone un 76,4 por ciento en el caso de antracita y hulla) mientras no para de aumentar la compra de mineral en el exterior, con un incremento en el último ejercicio del 19,6 por ciento. Solo el año pasado, la importación de carbón cuadriplicó la producción nacional. Es decir, 16,2 millones de toneladas frente a las 3,9 millones que salieron de las cuencas locales. La ola de calor que azota España hace varias semanas ha demostrado que el carbón es una fuente de energía competitiva pese a ser más contaminante. Tanto que el carbón lideró la estructura de generación neta del país en junio, con un 25,9 por ciento del total, un porcentaje que se mantiene en lo que va de mes. Pero la falta de incentivos a la quema del carbón nacional en las centrales térmicas hace que las empresas apuesten por el mineral importado, como el procedente de Colombia, Indonesia y Rusia, que es más barato. La publicación 'Energía 2015 del Foro de la Industria Nuclear Española' recoge que la producción total de carbón en España ha pasado de 23,4 millones de toneladas en el año 2000 a las 3,9 millones de toneladas de 2014. El descalabro no solo está relacionado con la decisión de dejar de extraer a partir de 2009 de un tipo de carbón vegetal como el lignito pardo, sobre todo en Galicia, sino, sobre todo, por la importante caída de la producción de antracita y hulla, que son los principales en el subsuelo del norte de las provincias de León y Palencia. En concreto, de los 11,3 millones de toneladas de estos carbones en 2000 a nivel nacional apenas alcanzaron los 2,7 millones el ejercicio pasado. Los descensos han sido progresivos desde entonces. De esos 2,7 millones de toneladas extraídas de hulla y antracita, las minas de la región solo aportaron un millón de toneladas. Es decir, el 37 por ciento del conjunto nacional. Las cuencas leonesas produjeron 349.000 toneladas de hulla y otras 656.000 toneladas de antracita, mientras que las explotaciones de Palencia extrajeron solo 39.664 toneladas de antracita. El consumo total de carbón en España ha experimentado constantes bajadas, con un descenso acumulado del 36,2 por ciento desde 2002, sobre todo por la importante bajada del mineral destinado a la generación eléctrica que pasó de 18.910 toneladas equivalentes de petróleo (tep) a 10.200 el año pasado. Una reducción del consumo que también llegó a sectores como la siderurgia, el cemento y otro tipo de industrias no han parado de prescindir de este mineral. MÁS DE 1.500 MILLONES DE EUROS DE INVERSIÓN EN ÚLTIMA DÉCADA EN LA FAJA PIRÍTICA Las inversiones realizadas en la Faja Pirítica Ibérica en los últimos años se elevan a 1.500 millones de euros. Podrían superar los 2.500 millones a medio plazo si sumamos a las inversiones ya planificadas a las que se ejecutarían en el desarrollo de los proyectos que están actualmente en tramitación. El empleo directo generado asciende a 1.700 personas; el indirecto a unas 3.300 personas. Ambas cifras se duplicarían con la entrada en la operación de proyectos que se encuentran en diferentes procesos administrativos (la reapertura de Riotinto ya es prácticamente un hecho). A esto se le añade la adjudicación de la mina de Aznalcóllar, que podría suponer una inversión de 300 millones de euros. Los proyectos en operación y en tramitación garantizan al menos dos décadas ininterrumpida de actividad industrial en la región andaluza. Si añadimos que actualmente, sólo en la provincia de Huelva hay del orden de 40 permisos de investigación, de los que previsiblemente varios confirmen posibilidades de aprovechamiento, esto da una importante valoración de la realidad y potencial del sector minero en esta región, que no sólo está generando empleo y atrayendo inversiones, sino que está en condiciones de seguir haciéndolo en los próximos años. Sin lugar a dudas, todos estos argumentos hacen de la Minería Metálica un sector estratégico para Andalucía y para nuestro país. sostenible, se vuelve ahora hacia la minería, y ha establecido la Iniciativa de la Materias Primas con un claro énfasis: la innovación es la clave. Dicha Iniciativa tiene como claro objetivo cumplir con una de las siete líneas de la Estrategia Europa 2020 cuya finalidad es aumentar la cuota de la industria al 20% del PIB de UE en el año 2020; esa línea prioritaria se focaliza en un concepto fundamental: Una Europa eficiente en recursos, ya que al menos 30 millones de puestos de trabajo de la UE dependen del acceso a las materia primas. Por otro lado, la era de los recursos infinitos y baratos ha llegado a su fin: ya no está garantizado el acceso a las materias primas, y la situación es sumamente crítica, pues Europa se enfrenta a una demanda creciente de minerales y metales sin transformar (la UE depende en más del 90% de la importación de metales básicos para su desarrollo como cobre, zinc, plomo, hierro, etc.,) y paralelamente a importantes retos para asegurarse el suministro de algunas materias primas, y entre los riesgos a los que hay que enfrentarse cabe citar la volatilidad de los precios y las distorsiones del mercado. Esta iniciativa emblemática pretende crear un marco de política de apoyo al cambio hacia una economía que sea eficiente en recursos y reduzca las emisiones de carbono. Horizonte 2020 es el Programa Marco de Innovación e Investigación de la UE que se ejecutará de 2014 a 2020 y se trata, sin lugar a dudas, del programa más ambicioso puesto en marcha por la UE con un presupuesto de 80.000 millones de euros, a los que se sumará la inversión privada y pública estatal atraída por el interés en los numerosos proyectos que se están acometiendo, y que son asimismo, pri-


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above