Page 74

Anuario TPI 2015

l estudio realizado por U.S. Geological Survey en 2008 listaba los 33 metales necesarios para el desarrollo de la industria de la Unión Europea algunos de los cuales se podían considerar críticos debido a su escasez o dependencia del suministro externo. La constatación de este hecho plantea la creación de una política minera en la Unión dirigida al cambio de paradigma que permita pasar de un modelo basado en la venta de tecnología y desarrollo de servicios de calidad a garantizar el suministro estable de materias primas minerales como premisa necesaria para garantizar la competitividad de la industrial europea en innovación tecnológica y medioambiental. La comunicación de la Comisión Europea al Parlamento en 2008, titulada “La iniciativa de las materias primas: cubrir las necesidades fundamentales para generar crecimiento y empleo” marca el punto de partida de todas las acciones tomadas en este sentido. En 2010 se analizan 41 materias y en posterior comunicación de la Comisión en 2011 se adopta una lista de catorce materias primas fundamentales, definiendo como tales las que presentan alto riesgo de abastecimiento y gran importancia económica. En la última revisión de junio de 2014 se analizan 54 materias de las que 20 se consideran fundamentales. El suministro de materias primas ha de considerarse a nivel global puesto que el incremento de la población mundial unido a la rápida industrialización de países emergentes y el consiguiente aumento del nivel de vida redunda en un mayor consumo de minerales. Por otra parte, la priorización de usos alternativos del suelo, la complejidad administrativa y ambiental y la mala imagen de la minería resta competitividad a Europa de tal modo que no todos los yacimientos son económicamente explotables y, aún siéndolo, pueden tener conflictos Ángel Cámara Decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Centro de uso de suelo urbanístico, impacto ambiental, rechazo social, demanda del mercado, inversión inicial, etc. Con una estrategia muy ambiciosa que se pone como meta que el sector represente en el 2020 el veinte por ciento del PIB, conviene reflexionar sin son correctas las materias primas elegidas y cuál será la estrategia para los metales básicos, los minerales industriales o los materiales de construcción. El informe de 2014 trata de dar respuesta a estas preguntas con la siguiente aseveración “cabe insistir que todas las materias primas son importantes para la U.E. No conviene desatender una determinada material prima solo porque no se considere fundamental”. A pesar de que esta estrategia no concluye en una directiva de obligado cumplimiento para los países miembros, mucho de ellos se han planteado sus estrategias nacionales como oportunidad del relanzamiento de la economía de aquellos que poseen recursos minerales de interés tanto como posibilidad en empleo como de generación de riqueza. Esta sería la situación de España con reservas probadas de minerales en distintas zonas territoriales del país. Sin ánimo de ser exhaustivos pero para dar una rápida visión de las posibilidades española basta citar algunos ejemplos de explotaciones o proyectos de gran importancia económica. Comenzando con el cobre con una producción superior a las 100.000 toneladas y provisión de incrementarla en más del 50% nos encontramos con Cobre Las Cruces que en poco tiempo se ha convertido en una de las grandes empresas andaluzas junto con Aguas Teñidas, Aguablanca y la posible incorporación de Sotiel, Cerro Colorado, Masa Valverde, Aznalcollar, etc., pueden situar a España como un referente europeo de este metal. A menor nivel pero con buenas perspectivas se encuentra el Wolframio con yacimientos en producción co- 0pinión Europa y la minería española E 74


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above