Page 82

Anuario TPI 2015

82 un ambiente pesimista dentro del sector productivo minero. Existe un convencimiento bastante extendido de que el desarrollo chino es irreversible y de que su economía tiene que seguir creciendo, así como de que el petróleo no puede permanecer en niveles tan bajos, aunque solo sea por razones de su limitación en el tiempo. Y es que hay energías que, hoy por hoy, no pueden ser sustituidas por renovables. Dentro de los proyectos actuales habría que distinguir la posible repercusión del efecto precio, porque no hay dos casos iguales. A Cobre Las Cruces, aunque las bajas cotizaciones le afectan igual que al resto, tiene mucha más capacidad de aguante debido a que todavía le quedan tres años por delante de mineral de tipo secundario con leyes altas, y tienen la posibilidad de otros quince si finalmente deciden explotar el primario del que disponen, si bien ya con leyes del 1,60% en Cu, que para sí la quisiera más de uno. Las distintas explotaciones del Grupo MATSA, Aguas Teñidas, Magdalena y Sotiel, disponen de unas instalaciones y de unos procesos que las hacen muy competitivas en el sector, con lo que se encuentran en la mejor posición para aguantar la travesía, si el tema no amaina. Y, por encima de ello, es que están haciendo una política de inversiones en exploración e investigación que sin lugar a dudas dará sus frutos, y acabaran consiguiendo tener el horizonte continuado y estable de quince años que persiguen. A Emed Tartessus, la empresa que está poniendo de nuevo en explotación la minas de Riotinto, a la que sentimentalmente me siento muy unido por haber pasado el periodo más minero de mi vida profesional en ella, por unas u otras razones se le han hecho perder unos años de rentabilidad garantizada que hubieran sido fundamentales para afrontar esta nueva encrucijada, y es quizás la más vulnerable ante una crisis prolongada de precios, aunque no se merecerían tal castigo ante la perseverancia demostrada en el desarrollo del nuevo proyecto. A la concesionaria del proyecto de explotación de la Mina de Aznalcollar no debería afectarle en principio una cotización de los metales que puede no parecerse en nada a la que rija cuando la mina esté operativa. Su objetivo debe ser aprovechar éste intervalo bajo de precios para ir desarrollando su proyecto y poner cobre y cinc en el mercado dentro de un par de años, con un modelo de explotación subterráneo moderno que cumpla con todas las garantías medioambientales. ¿Cuál será la tendencia que seguirán los precios en el futuro? Los veteranos de marras no recordamos a ningún gurú que, en épocas de incertidumbre, se atreviera a indicar el rumbo y que acertara. Hay actualmente una serie de factores que no apuntan a una recuperación a corto plazo. Glencore, una de las mayores gestoras de materias primas, ha caído un 30% en su cotización en el plazo de una semana y para hacer frente a las deudas está vendiendo activos, cuyos más suculentos clientes serán los chinos. Caterpillar, la principal empresa fabricante de maquinaria minera, acaba de presentar igualmente, un plan cuatrienal con pérdidas y ha despedido a 10.000 trabajadores, y esa gente está deseando vender, o sea que cuando actúa así es que lo ha meditado bien. En Chile, Antofagasta Minerals ha procedido a un ajuste de un 7% en su plantilla para mejorar su competitividad y ahorrar costes. Además de lo anterior, hay ya varios cierres de minas de cobre previstas, lo cual puede tener un cierto efecto positivo en cuanto a la demanda. En Riotinto siempre se decía una frase que tenía gracia: “siempre que ha llovío, ha escampío”. Apuntémonos a la corriente optimista que todavía hoy respira el sector, y confiemos en que acabe escampando el chaparrón de los precios bajos. �� �������������� Las distintas explotaciones del Grupo MATSA, disponen de unas instalaciones y de unos procesos que las hacen muy competitivas en el sector, con lo que se encuentran en la mejor posición para aguantar la travesía


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above