Page 84

Anuario TPI 2015

Director General de la Federación de Áridos y ANEFA asta la fecha, la mejoría de la situación económica no ha tenido más que un pálido reflejo en el sector de la construcción, el gran sacrificado en esta crisis. Los ridículos índices de consumo de áridos, impropios de un país desarrollado, demuestran que la inversión pública en ejecución y mantenimiento de infraestructuras está bajo mínimos y que la edificación sigue en horas muy bajas, sin haberse resuelto sus problemas estructurales. Todavía en los titubeantes pasos del inicio de la lenta mejoría del conjunto del sector de los áridos, que tiene una evolución territorial muy desigual, y atravesando una serie ininterrumpida de procesos electorales que se encadenan unos con otros, creando una situación de interinidad y de inmovilismo en las Administraciones, que están aplazando las actuaciones más relevantes que podrían tener impactos positivos marcados sobre el conjunto de la economía general y, en particular, sobre la de los sectores de la industria, de la construcción y de los áridos, esta última industria se ha reunido con motivo de su IV Congreso Nacional de Áridos, que se ha celebrado hace un mes, superando las mejores perspectivas. El IV Congreso ha sido, nuevamente, una oportunidad inmejorable para que, todas las principales empresas, pudieran comprender el alcance de la situación, conocer las nuevas tendencias que condicionan a la actividad o que lo harán en los próximos años y adoptar las decisiones empresariales y técnicas más César Luaces Frades adecuadas para colocar a las empresas en la mejor de las situaciones posibles. Es cierto que las condiciones de contorno no acompañan lo suficiente, pero no es menos cierto que, mientras que hace tres años, en el III Congreso de Cáceres, todavía no se veía ninguna salida inmediata al túnel en el que encontrábamos, hoy en día, las expectativas son mucho más favorables, aunque demasiado tibias y lentas para lo que todos esperábamos a estas alturas, tras una recesión sectorial de más de ocho años. Lo cierto es que los empresarios que todavía están aquí, han demostrado la gran capacidad de gestión en las condiciones más extremas a las que ningún otro sector de fuera de la construcción se haya tenido que enfrentar jamás. Es verdad que muchas empresas han ido cayendo por el camino y que, todavía, la reestructuración del sector tienen un enorme trecho que recorrer hasta alcanzar la estabilidad suficiente. Algunas de las principales conclusiones del Congreso nos dan las pautas de por donde evolucionará el sector en los próximos años: • Hace tres años presentamos el Plan Estratégico 2012 – 2015 del Sector de los Áridos, sabíamos que el reto era enorme, con empresas y Asociaciones muy mermadas de recursos y capacidades. El Plan era modélico entonces y lo es ahora. Revisándolo con detenimiento, puede decirse, sin duda alguna, que la diagnosis, los objetivos, los ejes y las acciones sectoriales no sólo mantienen su vigencia, si no que aquellos que parecían más remotos o más lejanos en el tiempo se 0pinión 2015, un año de crecimiento débil y precario para el sector de los áridos H 84


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above